martes, 11 de noviembre de 2008

Encallar en blanco

Sin el semblante de los signos, hostigo lacrimógeno
Tachado del infinito, con malditos adminículos
Nada que abrigar
Menos por tupir
Un gran colapso albo
Sin punto

2 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

La importancia del deseo
de escuchar ese "buen día"
de espiar por la mirilla
el reflejo de su cuerpo
no es la leche y el diario en el felpudo
es la vida que te alcanza.

abrazo, hermano.
REL

Anónimo dijo...

...nada que abrigar...claro...

de las chaperlis...pero lindo pibe!

besos!